Luto en la cocina inteligente

Marcelo Aparicio 

Quienes disfrutan de la buena cocina como medio de vida o como placer infinito, están hoy de luto:  el chef norteamericano Anthony Bourdain se suicidó a los 61 años, ahorándose en un hotel de Estrasburgo, Francia, donde se encontraba rodando uno de sus programas que lo han hecho famoso últimamente en el gran público.Gran cocinero, que abandonó la profesión para dedicarse a contársela de la mejor manera, entretenida e inteligente, posible al gran público, Bourdain también había escrito dos libros exquisitos sobre viajes gastronómicos.A pesar de haber sido reconocido con una estrella Michelin por su restaurante de Nueva York, Bourdain alababa la cocina sencilla, apoyada en buenos productos y en técnicas muchas veces ancestrales, y eso lo contaba maravillosamente en una serie de capítulos televisivos de la CNN, que llamaba Parts Unknown.

“Con extraordinaria tristeza podemos confirmar la muerte de nuestro amigo y colega Anthony Bourdain”, afirmó en un comunicado la CNN. “Su amor por la gran aventura, los nuevos amigos, la buena comida y bebida y las notables historias del mundo lo convirtieron en un narrador único.  Su talento nunca dejó de sorprendernos y lo extrañaremos mucho”, añadió el comunicado. A través de sus programas televisivos y sus libros, intentó que sus seguidores pensaran de una manera diferente sobre la comida, en continua exploración de la condición humana y con acertados apuntes sarcásticos.

Siempre luchó por un mejor trato laboral y personal para quienes trabajaban en restaurantes. Su pareja, aficionada al judo, era la actriz y directora italiana, Asia Argento, hija del cineasta Darío Argento y que fue una de las primeras mujeres en denunciar a Harvey Weinstein, acusó al productor de abusar de ella.La muerte de Bourdain sucede 24 horas después se suicidara la diseñadora de moda Kate Spade, en su departamento de Nueva York, en lo que pudo ser también un suicidio.Bourdain había nacido en Nueva York y era descendiente de franceses por parte de su padre.  Su vocación culinaria comenzó durante unas vacaciones en Francia con su familia, cuando probó su primera ostra en un barco pesquero, según relató en una ocasión.“Desde entonces me dediqué a viajar por el mundo en busca de comida, buena o mala, para compartir experiencias con el público”, dijo.

Autor entrada: elblog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *